Relatos con voz animal. #JuevesDeListasEsta es La idea no tan descabellada de Luigi AmaraEl invierno se acerca: novelas bajo la nieve. #JuevesDeListas
Miguel_de_Unamuno-Home.jpg
La última disquisición de Miguel de Unamuno

El 29 de septiembre de 1864, en Bilbao, nació un niño que se convertiría en un escritor y filósofo sobresaliente de la Generación del 98 en España, en perpetua reflexión y movimiento intelectual; nada más ni nada menos que Miguel de Unamuno.

AlejoCarpentier-Home.jpg
Días oscuros para Alejo Carpentier

Ver la vida en blanco y negro no siempre nos ofrece un panorama amplio de la situaciones, pero sí que ayuda, en ocasiones, a focalizar ciertos sucesos que podrían considerarse definitorios en nuestro camino; por ejemplo, algunas experiencias nada agradables en la vida del escritor Alejo Carpentier fueron las que moldearon parte de su forma de ser y del rumbo que tomaría su vida.

Miro-Home.jpg
Los perros de Miró

Todo amante de los perros podrá reír o mirar tiernamente a los personajes de esta anécdota, pero ¿cuál habrá sido la reacción de Miró cuando descubrió a sus perros en su taller, haciendo un trabajo distinto al que él tenía programado?

SamuelBeckett-Home.jpg
Beckett y los Joyce

En diversas ocasiones, el mismísimo Beckett aseguró que no trabajó de secretario para Joyce, sino que, más bien, muchos amigos, él entre ellos, le ayudaron al viejo escritor, pues el autor del “Ulises” estaba casi completamente ciego por aquellas fechas. Asimismo, su relación con él no se limitó a la admiración y diálogo que tuvieron ambos escritores.

67Núm.
Decameron-Home.jpg
El libro pornográfico de Boccaccio

¿Cuántos libros y autores no se habrán perdido entre los prejuicios de la censura? Giovanni Boccaccio la sufrió a lo largo de muchos años y, a pesar de ella, logró llegar hasta nuestros días.

Fitzgerald-Home.jpg
Múltiples facetas de Scott Fitzgerald

¿Ustedes conocen cuántos escritores viven de lo que escriben? Nombren algunos. Quizá son contados los que lo consiguen y depende de un sinfín de factores. Algunos no lograron la opulencia que deseaba y a otro les era indiferente. Pero no para el irreverente Scott Fitzgerald.