RESEÑA
ElJardinDelAbuelo.jpg

EL JARDIN DEL ABUELO, de Lane Smith: Una historia para no olvidar

La historia de una vida se puede contar en un diario, en un intercambio de correos, en un álbum de fotografías, en una colección de videos caseros, en una larga película, en un jardín… ¿En un jardín? Pero si los arbustos no hablan, ni pintan, ni cantan, ni se mueven de lugar. ¿Cómo, entonces?

Lane Smith, en El Jardín del abuelo, descubre la manera de mostrarnos que un arbusto es tan efectivo como una carta o una fotografía a la hora de contar un recuerdo. El abuelo le ha confiado a los árboles de su jardín los eventos más importantes de su vida, para no olvidarlos, aun si se le olvidan. Su bisnieto lo sabe, le gusta mucho pasearse por las memorias de su abuelo, sobre todo ahora que él también es parte de la historia y del jardín. Con este libro sucede algo parecido a eso que pasa con las buenas estampas, los retratos y los videos familiares: cada vez que los visitas encuentras algo nuevo; una pista, un secreto, una palabra que nunca nadie había mencionado, un sentimiento, la cara de un personaje que se asoma desde una esquina. Es un libro que se puede leer y releer de inicio a fin o viceversa, a solas o en compañía. Y las ilustraciones, todas verdes, cobran vida cuando las miras. Lane Smith ha escrito e ilustrado un montón de libros, vive en las afueras de Connecticut con su esposa y con Pretzel, su gato del Servicio Secreto, como le llama él. Por si te interesaba saberlo, según dijo en una entrevista que le hicieron no hace mucho, su palabra favorita en el mundo es: “Waffles”. Ja. ¡¿Por qué no?!

Por: Karen Chacek

 El Jardín del abuelo de Lane Smith en sucursales de Librerías Gandhi.

Imagen: Portada del libro El Jardín del abuelo de Lane Smith

MÁS RESEÑAS
ElBuenLector-Home.jpg
Formar buenos lectores

Siempre han existido discusiones en torno a la escritura y, principalmente, a la lectura. Nadie puede negar hoy en día que saber leer y escribir es esencial para desarrollar casi cualquier actividad diaria, sobre todo si aspiramos a una mejor calidad de vida. Sin embargo, aunque no existan argumentos sólidos en contra de la adquisición de estas habilidades, lo cierto es que cada vez resulta más fácil caer en enunciaciones repetitivas y en una discusión que se vuelve monótona sobre la necesidad de crear lectores que, además, practiquen la escritura.

LaPenaMaxima-Home.jpg
La pena máxima

Dicen que cuando hay futbol el mundo se detiene. La gente permanece pegada al televisor o a la radio siguiendo minuto a minuto el partido. Al unísono se escuchan los gritos de celebración o lamento. Un mundial de futbol trae lo mejor y lo peor de cada pueblo. Es 1978, Perú sigue atentamente el mundial de futbol, es su oportunidad de ganar, lo saben; es un gran suceso y parecería que eso es lo único que importa.

CiudadesDePapel-Home.jpg
Desesperadamente buscando a Margo

A simple vista, “Ciudades de papel” puede leerse como una novela sencilla que gira en torno a una chica que desaparece y un chico (su eterno enamorado) que hará hasta lo imposible por encontrarla. Pero fuera del habitual recurso donde el héroe va en busca de la damisela en peligro, sólo basta con adentrarse un poco más en esta historia para darnos cuenta del increíble relato que John Green logra armar en su más reciente entrega traducida al español.